Geometría Sagrada... ¿claves para el bienestar?


Cada vez se oye hablar más de Geometría Sagrada y aparecen más y más estas formas en todo tipo de logotipos, carteles, ropa, joyería, videoclips, etc. Pero... ¿cuál es el misterio que esconden y por qué nos llaman tanto la atención?


Existe una atracción aparentemente inexplicable hacia las formas geométricas armónicas y en realidad sí que existe un porqué. Del mismo modo que no es indiferente nuestra relación con estas, sino que ya por el mero hecho de observarlas se produce una comunicación entre las formas geométricas y nuestro subconsciente.

¿Subconsciente? ¿Sagrado? Quizás puede sonar místico o irracional, pero tras estos conceptos yace un conocimiento ancestral muy científico (y de espiritual y energético también, no lo negaremos). Y lo más interesante es que este conocimiento bien implementado nos permite acceder a inmensurables fuentes de sabiduría, sanación y guía para nuestro bienestar. Podemos verlas como claves que abren puertas a nuestro mundo interior donde se almacena todo el potencial que manteníamos oculto e incluso alguno censurado. ¡Tú eres geometría!

Si regresamos en el tiempo, la Geometría Sagrada fluye como un hilo dorado en nuestra historia. Nuestros ancestros sabían mucho al respecto, por eso encontramos a menudo geometría en la arquitectura y arte. Prácticamente todas las culturas antiguas, como los Egipcios, Indios, Celtas y Mayas, construyeron sus monumentos acorde a la Geometría Sagrada. Templos y lugares de poder fueron creados con rigurosa consideración a la matemática, porque solo las correctas proporciones geométricas podrían permitir a las personas complacer a los dioses.


¿Por qué la Geometría Sagrada es tan importante? Porque el secreto de la creación prevalece oculto tras el conocimiento antiguo. En los tiempos pasados la Geometría Sagrada fue una herramienta importante para comprender la vida en la tierra. Se descubrieron numerosas repeticiones de las mismas relaciones numéricas en la naturaleza. El hombre reconoció la "mano de Dios" en las flores, plantas, árboles y también en copos de nieve, partículas de agua y conchas (un buen ejemplo es la concha Nautilus) e incluso la posición de las estrellas y los planetas se puede vincular y comprender en base a la Geometría Sagrada. Proporción áurea, sucesión de Fibonacci, flor de la vida, kabbalah... es probable que estos términos te suenen, pero todo este conocimiento matemático y científico que explica la creación y el comportamiento de todo lo que existe en el universo, es tan solo una parte del propósito de estas aparentemente inocentes formas. La otra parte es la que une forma, cuerpo y espíritu y contribuye a nuestro despertar de conciencia aquí en la tierra. Nos referimos a la experiencia de conectarnos y relacionarnos con la geometría desde el lugar del sentir, de la contemplación, más que desde la comprensión. De este modo activamos nuestra parte femenina: creativa, sensitiva e intuitiva.


Una conocida cita de Platón dice: " La geometría puede guiar al alma a la verdad". Desde el pensamiento humano quizás la palabra "verdad" nos puede sonar un poco fuerte, pero todo lo que necesitas saber sobre ti mismo ya está dentro de ti. El subconsciente reconoce la geometría como un lenguaje, porque nuestro ADN y estructura celular están formados por los mismos valores geométricos. Este lenguaje es vibración, cada forma tiene su propia vibración, una energía esencial que está en todo y se conecta con todo. Esto explica por qué las personas sienten ciertas emociones al concentrarse en estas formas.


Con un conocimiento básico al respecto de lo que es la geometría, podemos ser capaces de trabajar juntos conscientemente en la co-creación de nuestra evolución. Si mantenemos las creencias sobre la separación, entonces seguiremos atrapados en la energía de la competitividad en la que nos tenemos que proteger a través del conocimiento y del comportamiento adaptativo o juicioso. Desde esa ceguera tan solo estás programado para sobrevivir y te olvidas de quién eres realmente. La Geometría Sagrada te ayuda a re-descubrir la parte olvidada, porque va mucho más allá de los filtros de nuestro pensamiento. Nos lleva a la matriz/anteproyecto de nuestra alma, liberándonos de patrones y creencias aprendidos para acercarnos a nuestro ser más auténtico y sentir cómo queremos vivir.

La geometría te ayuda a abrir tu mente y hace aflorar lo más esencial de cada uno de nosotros. Tú eres mucho más de lo que piensas que eres. Una gran parte de tu ADN con todo su potencial todavía permanece dormido y la Geometría Sagrada ayuda despertarlo.

¿Y ahora qué? No es necesario que te apuntes a un curso teórico de Geometría Sagrada ni que veas documentales en Youtube. Si tienes hambre de conocimiento, está bien, mas lo realmente efectivo es que tomes contacto con ella. Una forma muy lúdica y también meditativa es dibujar o colorear mandalas, colocar algún cuadro o forma geométrica en casa para armonizar el espacio o incluso comprobar por ti mismo ¡como cambia el sabor del agua cuando dejas el vaso un tiempo sobre una de estas formas! Eso sí, no todas las formas tienen la misma función. Tómatelo como un juego y experimenta por ti mismo. Si te apetece profundizar, podrás acceder a miles de fuentes de información para corroborar tus experiencias.


Algunos referentes en esta área son Drunvalo Melchizedek y Janosh (conocido por sus Activaciones; unas innovadoras meditaciones audiovisuales con formas geométricas, para el desarrollo personal y empoderamiento).






Posts Destacados
Posts Recientes
Búsqueda por Tags
Síguenos
  • Facebook Social Icon
  • Vimeo Social Icon